intermarmor
krishnasaigranites

Tasa de recuperación en canteras

Una de las expresiones más utilizadas cuando se habla de extracción en las canteras de piedra natural es “tasa de recuperación”. Cuando se investiga sobre ello y se trata del tema con gente de la industria involucrada en el negocio de extracción, nos encontramos con que no es muy fácil definir qué es lo que significa. Cuando personas de diferentes países relacionadas con la extracción hablan de tasa de recuperación, puede que estén hablando de cosas muy distintas.

Resulta evidente que hay conceptos distintos que definen la tasa de recuperación. Un concepto podría restringirse a la obtención de bloques dimensionales de acuerdo con las prácticas internacionales. Pero otro concepto de recuperación podría además añadir el empleo de residuos de piedra (definido aquí como bloques que no son dimensionales) para la elaboración de triturados para su uso, por ejemplo, en la industrias del papel, filtros, pasta de dientes, etc.
 
Un concepto incluso más amplio incluiría también los residuos de piedra que se envían a las costas para la fabricación de rompeolas o, por ejemplo, los que se envían para construir barreras para proteger de los ruidos a urbanizaciones cercanas a una carretera. Inmediatamente se ve que diferentes prácticas en diferentes países lleva a formas distintas de entender qué significa tasa de recuperación en una cantera.
 
En Finlandia, por ejemplo, las licencias que se conceden en algunas zonas requieren que se utilice al menos el 50% del material. Esto no significa que los bloques extraídos deban ser perfectamente cortados en tamaños rectangulares, ya que la formación geológica y las tecnologías actuales pueden provocar que sea imposible en algunas canteras. Lo que significa es que al menos el 50% del material deberá ser utilizado de alguna manera, no sólo para bloques dimensionales, sino también como grava, por ejemplo.
En otros países, sin embargo, la industria de la piedra natural define la tasa de recuperación desde una perspectiva diferente y totalmente opuesta. En países como India, por ejemplo, la ley ni siquiera puede permitir a una empresa emprender más de un negocio; se necesita una licencia aparte para actividades que no sean obtener bloques dimensionales, como por ejemplo para la fabricación de grava empleada en pavimentos, Cuando se concede una licencia, todo el terreno debe utilizarse para una actividad, que puede ser la elaboración de bloques dimensionales, y no está permitida ninguna otra. Hay, por lo tanto, una diferencia absoluta de filosofía.
 
Los nórdicos, más concienciados con el medio ambiente, también han definido el concepto de tasa de recuperación  y han elaborado normas al respecto de tal manera que no sólo promueven y animan a la realización de actividades a favor del medio ambiente, sino que las hacen factibles.
 
En zonas como el sur de la India, donde hay un gran número de depósitos de granito, no se pueden fabricar bordillos en las mismas áreas de licencia y se tienen que transportar a otras zonas. La tasa de recuperación, naturalmente, es definida por los canteros indios en un sentido mucho más limitado, restringida a los bloques dimensionales.
 
Hay otro elemento de la tasa de recuperación que supone, de hecho, la clave de que es negocio sea viable o no: cuando la tasa de recuperación se define utilizando criterios económicos. No todos los bloques tienen el mismo valor comercial; los tonos, las vetas, las manchas negras (mica, para los geólogos), pueden afectar al precio de venta del material una vez que se comercializa.
 
La situación para el dueño de la cantera se vuelve incluso más difícil si los bloques dimensionales, perfectos en otros aspectos, tienen fisuras. Esto puede ser la clave de que la extracción de una cantera de piedra sea un negocio rentable o la ruina. Un bloque con fisuras puede romperse totalmente mientras se procesa en los telares, las cortadoras o las máquinas multihilo y perder todo su valor. ¿Cuántos propietarios de canteras han ido a la bancarrota en las últimas dos o tres décadas sólo porque el material, ya sea granito, mármol o cualquier otro tipo de piedra, tan atractivo y perfecto comercialmente en todos sus aspectos, una vez comenzada su extracción después de haber hecho enormes inversiones, descubrieron que la mayoría de los bloques tenía fisuras y eran totalmente inservibles? Ahora se está desarrollando la tecnología para cubrir las fisuras, coloquialmente se conoce como tratamiento, pero está todavía en fase naciente.
 
Todo esto significa que cualquier discusión sobre tasa de recuperación resulta muy complicada. Pero puede resultar más difícil aún cuando hay un cierto nivel de claridad y consenso sobre lo que constituye la tasa de recuperación y la gente involucrada es gente experimentada y conocedora del asunto.
 
Un punto común de confusión es cuando alguien que dice que la tasa de recuperación de su cantera es del 40% puede que no esté teniendo en cuenta que quizá sólo del 10 al 20% de ese 40% que teóricamente recupera ha sido comercializado como bloques dimensionales. Otra persona, hablando de lo mismo, diría, por lo tanto, que la tasa de recuperación es de sólo un 4 a un 8%. Sea cual sea la definición de tasa de recuperación, el hecho de que la recuperación dependa de factores tales como ubicación y condiciones de trabajo dificulta la comparación de tasas de recuperación de diferentes canteras. La recuperación de piedras extraídas a ras del suelo es distinta a las de extraídas en minas con montículos, o en colinas o montañas, o cuando las canteras son subterráneas, aunque los materiales resultantes puedan ser muy parecidos estéticamente.
 
Es obvio que, si resulta muy complicado definir el concepto de tasa de recuperación, relacionarlo con su valor es aún más difícil. Los bloques con fisuras no sólo no tienen ningún valor, sino que incluso pueden destruir el valor, porque a veces las fisuras, especialmente cuando son pequeñas y están situadas muy dentro de los bloques, sólo se identifican cuando el bloque ya ha sido procesado y éste se rompe en las fábricas, en el proceso de corte de los telares, cortadoras o máquinas de hilo diamantado. Esto significa que el propietario de la fábrica, después  de asumir los enormes gastos de elaboración,  se encuentra con que no tiene nada - y pide una compensación al dueño de la cantera. Y la grava es un producto de muy bajo valor.
 
En conclusión, para que cualquier discusión sobre tasa de recuperación tenga algún significado, hay que empezar por clarificar qué es exactamente lo que tratamos de calcular, en qué país se está llevando a cabo la actividad, cuáles son las normas y leyes en ese lugar y cuáles son las condiciones específicas del terreno; es importante definir en detalle todos estos factores, ya que constituyen la esencia de la expresión “tasa de recuperación”.