El mármol Thassos

El mármol Thassos recibe su nombre de la isla griega ubicada en el mar Egeo, de donde se ha extraído desde la antigüedad.

En el siglo VI antes de Cristo, el mármol de Thassos se exportaba a los países vecinos para la construcción de templos y otros edificios; en esta misma época se estableció una escuela de escultura en la isla, y los romanos hicieron uso extensivo de este material entre los siglos I y II de nuestra era. Incluso hoy en día, este mármol sigue siendo el mármol griego más conocido en todo el mundo.
 
 
Publicidad
 
 
 Suministradores de mármol Thassos de calidad
 
 
Los griegos afirman que el mármol Thassos es el más blanco del mundo. Su grano es de tamaño pequeño. Si lo comparamos con el mármol de Vietnam, país que cuenta con considerables depósitos, vemos que también tiene un color muy blanco, pero sus granos son mayores, y este es el elemento diferencial. El mármol Sivec también tiene grano fino, pero es un poco más grisáceo que el del Thassos.
 
 
Variedades de mármol Thassos
 
Como ocurre siempre con un producto natural, a diferencia de uno sintético, hay distintas variedades de cualquier tipo de pìedra. Este es el caso también del mármol Thassos.
 
1. La variedad más blanca. Dentro de la industria se conoce como A1
 
2. La variedad conocida como A2 tiene más manchas, unas sombras muy ligeras y vetas finas.
 
3. En la variedad A3, las sombras y las vetas son mayores, pueden presentar poros, microfisuras e incluso sombras de mayor tamaño. Un instalador inteligente puede conseguir un resultado espectacular jugando con estas características para crear un efecto homogéneo, si el cliente lo quiere así, pero muy a menudo el mercado prefiere mostrar esta variedad tal y como es.
 
Algunos arquitectos suelen obsesionarse con una muestra muy blanca y quieren que todo el proyecto sea así, pero también es cierto que muchos otros prefieren que el mármol muestre sus granos y sus vetas para ofrecer un auténtico “aspecto de piedra natural”. Como siempre, la preferencia por una u otra variedad es un asunto totalmente subjetivo.
 
Canteras
Hay unas diez canteras en la isla de Thassos que son consideradas en la industria de calidad aceptable. Algunas de ellas ya han estado activas los 40 años para los que se les concedió la licencia.
 
Uno de los aspectos curiosos de las canteras de mármol de Thassos es que pertenecen al municipio de la isla de Thassos y que están gestionadas por el ayuntamiento, a diferencia del resto de zonas de canteras, que lo gestiona el gobierno central. Es el alcalde de la isla y el ayuntamiento quien toma las decisiones acerca de nuevas concesiones de licencias. Este peculiar “statu quo” se remonta al siglo XVIII, cuando Grecia formaba parte del Imperio Otomano.
 
Aplicaciones
En general, no se recomienda el uso del mármol Thassos para encimeras de cocina, aunque con un buen tratamiento previo es posible. El grado de absorción es similar al de otros mármoles, pero, si la piedra no es bien tratada, absorberá la suciedad y afectará a su estética.
El uso del mármol Thassos se recomienda en interiores.
 
Acabados
Son posibles todos los acabados: pulido, apomazado, envejacido, cepillado, abujardado, arenado... Las tablas procesadas en las fábricas suelen ser de 2 a 3 cm de espesor. El tamaño de las baldosas suele ser 60x60x2 cm, 60x40x2 cm y 60x30x2 cm y las baldosas para revestimiento de paredes, de 1 cm. También existe demanda para 40x40x2 cm para suelos.
 
Conclusión
El mármol Thassos se vende en todo el mundo para proyectos grandes y pequeños, y se ha convertido en la piedra favorita de la mayoría de los estudios de arquitectura del mundo para revestimiento de suelos. En la actualidad, la demanda de mármol blanco Thassos es muy alta en todo el mundo, ahora que hay preferencia por las piedras blancas y grises. La producción de las canteras está por debajo de la demanda existente.
 
Por su historia, su estética y la existencia finita de la piedra, el mármol Thassos sigue siendo uno de los materiales más caros del mercado internacional, de precio similar al del Statuario
 
 
Agradecemos a Dina Lazis y a Silverio Dobon Yagüe su ayuda por la información y fotografías facilitadas para la elaboración de este artículo.